cerrar

Actualidad

06/06/19

Editorial - Elecciones

Estamos atravesando el período electoral que se prolongará durante todo el año, entre las elecciones provinciales y luego nacionales.
  • Imprimir
  • Enviar
La gran mayoría de los funcionarios, y aspirantes a serlo, se están dedicando a recorrer los territorios, mostrándose afines a la gente y comprometidos con las causas.

Los primeros resultados de las PASO han dado vuelta lo que había sucedido cuatro y hasta dos años atrás. Quienes fueron perdedores ahora se están levantando con victorias, y viceversa.

Las lecturas de los resultados pueden ser innumerables pero no hay que perder de vista nunca la coyuntura.

El ciudadano está aprendiendo el valor que tiene su voto y ya no lo deja cautivo a una persona o a un partido político. Por eso se producen las grandes diferencias. Quienes fueron los principales electores hace dos años, en esta oportunidad apenas si consiguen retener la atención de los sectores más afines con su pensamiento.

Entonces, así como la gente va, aprende y castiga a quienes no cumplen con la misión que les fue encomendada, tampoco quienes resulten airosos en esta oportunidad pueden decir que tienen el “amplio respaldo de la gente”.

En el Anuario del mes de diciembre, el 82% de los consultados manifestó que su voto tanto para las autoridades municipales, provinciales o nacionales sería Negativo. Eso significa que votaría al “menos peor” de los candidatos. Y ahí radica nuestro gran problema. Nunca “el menos peor” de los candidatos puede ser un “buen candidato”.

Ganar elecciones siendo “el menos peor” no debería ser orgullo para nadie. En todo caso, debería ser el gran compromiso para que dentro de cuatro años vuelva a ser elegido por ser “el mejor de los candidatos”.

La situación en que está la Provincia y el País son pruebas suficientes de que hace mucho tiempo que no tenemos –lamentablemente- un “mejor” para elegir.
Una producción de OLEINIZAK
X-Más © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados advertis