cerrar

Actualidad

05/09/17

Mejorar y promover más parques industriales

Pero todavía no se trató la nueva ley de parques que duerme desde hace un año en el Senado, al igual que la adhesión a la Ley Pyme, la de ART, la de Asociaciones Públicas y Privadas y otras.
  • Imprimir
  • Enviar
La Ley 7.957 sancionada en el año 1987 es la encargada de normar los 26 Parques Industriales en la provincia de Entre Ríos.

Pasaron casi 30 años para que se elabore un nuevo proyecto y se envíe a la Legislatura para actualizar y normar con las necesidades acordes a la época que estamos viviendo. Todos esos parques suman 1.700 hectáreas destinadas exclusivamente al uso industrial. El 76% está ocupada con proyectos y empresas en marcha. Los diferentes parques han quedado chicos y estaban previendo un incremento de superficie por ampliaciones de otras 450 hectáreas más, que implican un incremento de superficie del 26%. Un 80% de los parques provinciales ya tienen el reconocimiento del RENPI (área nacional que los regula y que permite obtener fondos para obras de infraestructura).

En los diferentes parques funcionan unos 400 establecimientos y generan más de 9.000 puestos de trabajo registrados directos.

El objetivo principal del nuevo proyecto es abordar la fase cualitativa y para eso se trabajó con diferentes actores técnicos, políticos y empresarios con el fin de elaborar una norma de avanzada que genere las condiciones propicias para incentivar nuevas radicaciones e, incluso, la generación de nuevos parques industriales con la participación de proyectos privados.

En Entre Ríos ya hay tres emprendimientos privados que tienen las características de un parque industrial pero que no pueden gozar de los beneficios que ello implican. Estos proyectos se han desarrollado en Chajarí, Gualeguaychú y Presidente Avellaneda, en los ingresos a la ciudad de Paraná por la ruta 18.

El proyecto de Ley establece cuatro categorías perfectamente definidas: Parque Industrial; Área Industrial; Zona Industrial y de Servicios; y Área de Servicios Industriales y de Logística. A su vez, los distritos industriales podrán ser Generales, Sectoriales o Científicos y/o Tecnológicos. En la edición Nº 34 publicada en el mes de octubre de 2016 de la revista X-Más abordamos en detalle el Proyecto de Ley y los alcances que tiene.

Uno de los proyectos privados que espera esta reglamentación es el del Área Empresarial Alto Avellaneda, un emprendimiento que comenzó hace 8 años y está solamente a dos de finalizar con el objetivo trazado. Jorge Mizawak, responsable e impulsor de la idea cuenta que “el objetivo fue dotar a Paraná y la región con un centro de transferencia de cargas, con todos los servicios y necesidades que la logística hoy requiere. En estos 8 años hemos terminado ya 12 naves industriales con 30.000 m2 cubiertos en un predio de 9 hectáreas, sin ningún tipo de ayuda ni apoyo, a excepción del Banco Nación que nos ha brindado la financiación crediticia para poder concretarlo”.

El proyecto completo prevé 5 naves industriales más que aportarán otros 12.000 m2 y esperan culminarlo en los próximos dos o tres años.
Toda empresa que se radica en un parque industrial posee beneficios fiscales, tanto municipales como provinciales y nacionales. En estos proyectos privados, hoy, es imposible. “Conseguir una excepción impositiva municipal es casi imposible, cuando los municipios deberían exigir a las empresas no ingresar con grandes camiones a los cascos urbanos. Para eso existen en todo el país y el mundo este tipo de centros de transferencia de carga. Acá pueden ingresar directamente desde tres rutas nacionales al predio los grandes camiones, almacenar las mercaderías y repartirlas a los diferentes lugares de expendio con unidades acordes para el tránsito urbano”.

Hoy el Área Empresarial Alto Avellaneda tiene el 30% de los galpones alquilados y posee opciones para rentar solamente los metros cuadrados necesarios de cada cliente, subdividiendo los galpones.

“Invertir en este tipo de emprendimientos que buscan generar soluciones a las ciudades, a veces nos hace creer que es más un castigo que una buena idea. Si esto estaría en Santa Fe o Rosario, seguramente no habría lugar disponible. Pero bueno, emprender e invertir es lo que sabemos hacer y seguiremos hasta terminarlo”, explica Jorge Mizawak.

El Área Empresarial Alto Avellaneda es un proyecto modelo en la región que se concretó solamente por el espíritu emprendedor de quienes lo llevan adelante. La disponibilidad de herramientas acordes puede potenciar estas decisiones e incentivar nuevas.

Pero los municipios no se pueden hacer los distraídos, como lo vienen haciendo con la Ley 10204 de Promoción Industrial, cuando desde marzo de 2013 deberían haber adaptados sus ordenanzas municipales para adecuar las Tasas y promover radicaciones industriales.

Entre Ríos necesita imperiosamente promover el trabajo privado y, tanto el Estado provincial como los municipales, quitarse presión salarial. Estos son los verdaderos caminos para lograr esos objetivos.
Una producción de OLEINIZAK
X-Más © Copyright 2017 - Todos los derechos reservados advertis