cerrar

Actualidad

02/01/17

La oposición legislativa nacional no fue elegida para cogobernar

Nadie duda que 2016 fuera un año de transición, lleno de vicisitudes para la mayoría de los argentinos. Cada uno en su lugar de trabajo, deberíamos bregar por el bien de todos, por nuestro colectivo social, demagogia ni amiguismos.
  • Imprimir
  • Enviar
Por Roberto Trevesse
Licenciado en Periodismo y Comunicación

Nuestra columna la escribimos cada dos meses desde hace casi seis años. En un intento de hilvanar los pensamientos y nuestra coherencia, recordamos que en diciembre 2015 titulamos “Llegó la era del diálogo, el acuerdo y la convivencia sin agresiones”. Las urnas así lo determinaron y tenemos un Presidente dispuesto a que sea realidad.

En febrero 2016 sostuvimos que “Debemos acordar defender la pluralidad, la previsibilidad y el estado de derecho” y en el inicio de la nota utilizamos una frase del escritor español Miguel Delibes (1920-2010) que dijo “para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible porque es una manera de vivir con bastante facilidad”.

En abril 2016 señalamos en el título que “En este “juego” político-social, ¿alguien está limpio?” recordando cuando Don Quijote de la Mancha, le comento a su fiel servidor “luchamos contra gigantes, mi querido Sancho. La injusticia, el miedo y la ignorancia”.

En junio 2016 escribimos “Distopía Entrerriana”. ¿Qué quiere decir? Y aclaramos que una distopía o antiutopía es una sociedad ficticia indeseable en sí misma. Como ejemplo recordamos que el 13 de Abril de 1890, Leandro N. Alem afirmó que "La vida política de un pueblo marca la condición en que se encuentra, marca su nivel moral, marca el temple y la energía de su carácter. El pueblo donde no hay vida política es un pueblo corrompido y en decadencia, o es víctima de una brutal opresión”

En agosto 2016 siguiendo la temperatura político-social que estábamos viviendo, destacamos que había que “Volver a comenzar tras un largo camino de decadencia”. Allí señalamos que la vida es para todos, pero cientos de miles de personas no tienen chance de afrontarla porque no saben, porque no se animan o porque no los dejan.

En octubre 2016 titulamos “la realidad cotidiana derrota al discurso” y marcamos que inflación, inseguridad, drogas y narcotráfico son las preocupaciones hoy de la gente, no la educación…–sin embargo- tenemos que educar. La falta de reglas, tiene que ver con la educación.

Este recordatorio de solo un año nos muestra hoy que tuvimos un diciembre 2016 azaroso, lleno de dificultades, de desencuentros, de falta de grandeza de los sectores políticos, sociales y sindicales; de una notable ambición de poder de gran parte de la oposición, no de todos; de llamativa ausencia de cintura política de parte del Gobierno Nacional que acumuló varios errores importantes a lo largo de 12 meses, como la de no explicitar la verdadera realidad de haber encontrado un Estado quebrado y superpoblado, lleno de atajos, zancadillas y fundamentalmente las arcas vacías para afrontar semejante dislate, como también tomar medidas tarifarias que debió luego retrotraer.
La Argentina tiene una fractura geológica en el plano político desde los años cincuenta, la cual se fue acrecentando furiosamente a partir del 2006/07. No soy optimista con que esta grave situación cambie de la noche a la mañana, pero aquella luz de peronismo republicano que mostró Antonio Cafiero en aquellos difíciles días de 1987, cuando la democracia fue amenazada por el levantamiento carapintada encabezado por Aldo Rico, subiendo al balcón de la Casa Rosada, haciendo público de viva voz su apoyo incondicional a su adversario político y Presidente de los Argentinos Raúl Alfonsín ante la algarabía de la multitud, parece volver a encenderse.

Esa luz de peronismo republicano volvió a aparecer en este mes final del año, después de que la cámara de Diputados de la Nación, el martes 6 aprobara en general un proyecto propio de la oposición, al unirse los tres peronismos: el Frente Renovador de Sergio Massa, el PJ de Diego Bossio y el Frente para la Victoria de Cristina Kirchner con 141 votos positivos, 84 negativos y 7 abstenciones. Se trataba ni más ni menos que de la reforma al Impuesto a las Ganancias. La votación se dio de forma nominal y no hubo lugar a interrupciones ni declaraciones durante la votación. Luego de eso, se hizo la lectura de la reforma de la ley. Una vez terminada la lectura, se votó nuevamente de forma nominal del artículo 1 al 38 y de esta manera se obtuvo la media sanción para que el proyecto de ley pase a la Cámara Alta con 141 votos positivos, 84 negativos y 3 abstenciones.

Esta situación, similar a un apriete, a una jugada riesgosa o a una demostración de fuerzas que implicaba la posibilidad de “cogobernar” el país desde la oposición, provocó infinidad de voces discordantes como consecuencia que se traslucía en un intento o comienzo –si salía bien- de generar leyes propias dejando de cumplir con el rol de oposición constitucional que le otorgó con el voto el soberano, es decir el de controlar y modificar lo que hace mal el oficialismo.

De inmediato se escucharon numerosas voces representativas del justicialismo como Juan Schiaretti por segunda vez Gobernador de Córdoba, quien volvió a repetir ante el periodismo nacional su frase al asumir el cargo el año pasado, cuando dijo que integra el peronismo republicano, del respeto al otro, al disenso y a las instituciones de la Democracia. También alguien que piensa así es el Gobernador de Salta, Juan Urtubey y consideramos que tanto el Gobernador como el Vicegobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet y Adán Bahl, respectivamente, van por el mismo camino y es muy factible –por fin- que el peronismo entrerriano vaya a internas en las PASO del ya inminente 2017.
No es solamente un problema de caja que tienen los gobernadores y el gobierno nacional. Saben muy bien que la mitad de los argentinos están fastidiosos por la inseguridad, inflación, desempleo, pobreza y corrupción. Desean fervientemente vivir en una sociedad organizada, estable, previsible. Saben que el país hace 5 años que no crece y que hace 5 años que no aumenta el empleo privado.

Está claro que la pobreza del 30% se fue gestando fuertemente desde 2011 y hoy más que pobres son excluidos que en su mayoría no tienen posibilidades por sí mismo de generarse un futuro, aunque mejore la economía en los próximos meses.

Seguirán atados a lo que es la Emergencia Social, la tarifa social y el subsidio del Estado, a duras penas para subsistir.

Las estadísticas oficiales y privadas, con mínimas diferencias, dan cuenta que sobre 100 chicos que comienzan la escuela primaria, 78 no terminan la secundaria.

Esta degradación cultural, educativa y sanitaria, incluye la falta de una vivienda social digna para cada familia argentina.

Los que algo sabemos o por lo menos creemos comprender, nos preguntamos ¿Por qué el país no está unido por autopistas y/o vías férreas con trenes confortables y de alta velocidad de norte a sur y de este a oeste?, ¿Por qué no hay líneas aéreas federales con vuelos regulares de cabotaje, sin necesidad de pasar por la Capital Federal? ¿Por qué no hay un plan estratégico que articule el servicio de camiones de transporte con trenes de cargas para llevar la diversidad de producción con valor agregado o no, hasta los puertos de ultramar y desde allí al mundo, restableciendo lo que fue nuestra flota marítima comercial? En 33 años de democracia definitiva no supimos diseñar y concretar un plan maestro de infraestructura a nivel país. ¿Cómo puede ser?

Otro hartazgo de más de la mitad de nuestro pueblo, es el convencimiento que en el país solo los giles van presos. En efecto, el juez de Casación Juan Martín Ordoqui escribió hace poco que “No parece convincente un sistema en el que la población observa atónita como los detenidos entran y salen de prisión por tecnicismos”. Sostuvo que esto incide directamente en la inseguridad. Urgente hay que modificar no más de dos renglones del Código Penal para adecuar el sistema legislativo al discurso general de los reclamos de la sociedad. ¿Usted me podría informar por qué no ocurre esa breve y sustancial modificación del Código Penal?

Por su parte el Fiscal Federico Delgado destaco que “trabajamos con la categoría de la simpatía. A la Justicia no le llegó su 2001 como sí a los otros poderes del Estado, a los empresarios, a los periodistas o a los gremios. A partir de la simpatía, empezamos a pensar que la regla es la impunidad. Que tiene un efecto horrible, porque corroe el cuerpo político y anula la libertad. Y esto es sistemático desde la formación del Estado nacional en el país, más marcado en épocas de dictadura, en las que la Justicia se convirtió en un elemento de persecución del Estado”.

La periodista Catalina de Elía señaló que “el Poder Judicial así no funciona como un contrapoder, sino como una parte del poder político, no lo frena, sino que lo integra. Los jueces, para conservar sus cargos, tienen que ser simpáticos, a veces comprensivos, a veces tolerantes, a veces mirar para otro lado. Hoy podés ver esto en la hiperactividad judicial del último tiempo, donde se persigue a los que dejan el poder. Es algo cíclico”.

En declaraciones públicas en diversos medios nacionales, José Luis Machinea destacó que “El impuesto a la renta creado en la Argentina a comienzos de la década de 1930 pasó a llamarse en 1975 impuesto a las ganancias. Es un impuesto que se cobra en todo el mundo, incluyendo naturalmente a todos los países de América latina. Más aún, este impuesto junto con el impuesto al valor agregado (IVA) son los dos pilares fundamentales de cualquier sistema impositivo”. Luego explicó que “Su peso en la recaudación en los países desarrollados, donde la contribución de las personas explica el 70% de la recaudación, es mayor que el del IVA. Además, es un impuesto progresivo por excelencia”.
Si bien es cierto lo que nos indica el citado economista, en la práctica no lo comparto, porque somos un país que vive en inflación casi permanente y para recaudar el fisco no actualiza la escala salarial en igual medida. Tampoco estoy de acuerdo que se le cobre impuesto a las ganancias a empleados con relación de dependencia que hoy ganen de bolsillo menos de $ 30.000 los solteros y menos de $ 40.000 los casados con dos hijos. Asimismo, considero desmedidas las escalas porcentuales impositivas que se cobran a los trabajadores ya que no les permite crecer. Debería encontrarse otra manera de recaudar en este rubro que tendría que llamarse impuesto a los ingresos y donde ningún sector quede excluido.

El gobierno nacional debe mantener su vocación de diálogo sin aprietes y ejercer la autoridad que por 4 años le ha conferido la sociedad argentina. Por lo tanto no debe permitir que la ciudadanía que estudia, que trabaja, que se esfuerza tenga que sufrir alrededor de 600 cortes de calles y 5.000 manifestaciones de diverso orden, todas tendientes a pedir imposibles al gobierno y ponerlo en jaque. Esto no suena bien, no es un simple reclamo de justicia laboral y social que existe. ¿No habrá detrás un plan de regresar al poder lo más rápido posible?
¿Quiénes son? Los observadores políticos coinciden la gran mayoría, que se ha ingresado en una etapa donde grupos radicalizados de izquierda y del cristinismo puro han puesto en marcha toda su capacidad para esmerilar la paciencia de todos los argentinos para que nuestro estado de ánimo impacte en la percepción general frente al Gobierno y en la opinión que todos se van formando de él.

Por eso no quiero dejar pasar por alto el mal uso de las redes sociales, que multitudinariamente llegan a todas partes y se utiliza en gran medida para fines espurios. Para ello debo recordar al argentino Pablo Boczkowski, doctor en estudios de Ciencia y Tecnología con un doctorado en el exterior, académico y escritor, quien reside en los EE. UU. Ya en 1996 se fascinaba por el rol del periodista, que pasaba de hacer las preguntas a moderar las de los usuarios. Desde entonces, se pasa horas en los sitios online de noticias para investigar a los medios informativos digitales, tema en el que es referente mundial. En su trabajo “Las Noticias falsas y el futuro del periodismo” rescatamos el siguiente párrafo que todos debemos leer: “Las noticias falsas han existido durante tanto tiempo como las verdaderas. Pero un elemento diferenciador del momento contemporáneo es la existencia de una infraestructura de información con una escala, un alcance y una horizontalidad en los flujos informativos sin precedentes en la historia. Facebook, por ejemplo, llega cada día a más de mil millones de usuarios. Esta infraestructura hace posible que la gente sea creadora de contenido junto con instituciones de medios establecidos, y no simple consumidora. Esto, a su vez, ha permitido oír voces antes silenciadas, no solo en sus lugares de origen sino también en todo el mundo. Le hemos dado crédito a estos cambios como contribuyentes en la ruptura de regímenes autoritarios, como en el caso de la primavera árabe. Pero estos mismos cambios son los que han hecho posibles que una noticia falsa sobre el Papa Francisco respaldando la candidatura a Donald Trump fuera compartida miles de veces”.

Dejo el final para destacar un párrafo de su reciente columna de opinión titulada “El mensaje del poder” del director y periodista de Análisis Digital, nuestro colega Daniel Enz, quien señala que “Es grave lo que está pasando y lo que puede suceder. Pero, como siempre pasa, hay una sociedad adormecida, que se conforma con cobrar su sueldo en tiempo y forma, endeudarse para cumplir con los regalos navideños y dejar que políticos y magistrados sigan con su circo. Una oposición desorientada y cercada, con temores absurdos y lejos de tomar el toro por las astas, para torcer decisiones en pos de una mejor democracia. Y un periodismo también cómplice y descomprometido -salvo honrosas excepciones-,… Que siga la fiesta y la hipocresía. Y feliz Navidad”.
Una producción de OLEINIZAK
X-Más © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados advertis