cerrar

Actualidad

26/12/16

“No nos merecemos los entrerrianos tener una provincia con éste déficit”

En una entrevista exclusiva con X-Más, el Gobernador de Entre Ríos Gustavo Bordet hizo su balance del primer año de gestión.
  • Imprimir
  • Enviar
Déficit fiscal, obras públicas, carga impositiva, pérdida de competitividad, búsqueda de eficiencia en la administración pública, recursos nacionales y provinciales, recuperación gradual de la coparticipación y sin bono de fin de año por responsabilidad fiscal. Gobierna en equipo, lejos del estilo caudillista al que estábamos mal acostumbrados. Una charla amena, pero firme, sincera y casi sin cassette.

– ¿Fue más complejo de lo esperado este primer año?
– Sí, desde la misma situación estructural del déficit de la provincia que es muy delicado, hasta que casi al otro día de asumir comenzaron los fenómenos climáticos que se mantuvieron durante 4 meses y provocaron lluvias, tormentas, crecidas de río con inundaciones de varias ciudades y evacuados, donde quedaron afectados todos los sistemas productivos, se rompieron y deterioraron todos los caminos. Esto nos hizo tener que trabajar rápidamente en cada situación, y todas fueron complejas. Simultáneamente y de manera muy dura, reducir el déficit fiscal; venimos trabajando mes a mes y logramos poner en marcha, en ese contexto, un plan de obras públicas por más de $1.000 millones, además de otras obras viales con recursos propios. Cumplimos con las obligaciones y los atrasos de 10 meses que había con los municipios por la coparticipación de fondos de garantía, con una transferencia de otros $ 1.000 millones para ponernos al día. Lo mismo con proveedores y empresas contratistas. Cerramos un año donde la estructura de ingresos en Entre Ríos creció 31% mientras que la inflación lo hizo en el orden del 42%. Los acuerdos salariales estuvieron en el 37% para los docentes (que son el 50% de los salarios que paga la Provincia) y con el resto de los estatales con el 35,5%. Esta caída de ingresos por debajo de la inflación generó un déficit mayor. De todos modos pudimos controlarlo trabajando con seriedad y responsabilidad. Cerramos el año 2016 con las cuentas al día y una provincia trabajando con la mirada en 2017. En líneas generales entiendo que fue satisfactorio. Pudimos trabajar la articulación público-privada, recreamos la Región Centro, algo importantísimo como bloque regional y como estrategia comercial para salir al exterior, desarrollamos políticas de acompañamiento a los sectores productivos en ferias y misiones comerciales para llevar nuestra oferta exportable…
– Convengamos que las condiciones para exportar están cada día más complicadas por la falta de competitividad. Y ahí entran, entre otros factores, el rol de los impuestos y tasas provinciales y municipales.
– Todo es relativo, porque somos una de las pocas provincias que eximen Ingresos Brutos a la industria, y eso significa resignar recursos por más de $600 millones.
– Que los están pagando el resto de los sectores…
– Sí, hay que ser justos y equitativos. Los municipios la mayoría tiene parques industriales con eximición de Tasas para las industrias que allí se radican y en otros hay Tasas. Pero bueno, cada municipio tiene su reglamentación. Nosotros hemos aconsejado reducir estas tasas en el mismo sentido de la provincia. Ahora, el tema de la competitividad no está en esos rubros. Está en las políticas macroeconómicas que toma la Nación. En tanto esto no se resuelva va a haber dificultades en toda la parte exportadora. Esto hay que sincerarlo. Es más fácil descargar culpas sobre las instituciones más cercanas. En esto acompañé a todos los sectores industriales. Lo hice con los avícolas para controlar las importaciones que entraban de Brasil por nuestra falta de competitividad y que podían hacer un desastre en el sector. Esa pérdida de competitividad se generó por la quita de retenciones y la feroz suba de tarifas, que son los principales insumos del sector. El componente impositivo puede hacer perder algo, pero los problemas en serio son los otros.
– La tarifa también tiene componentes impositivos que subieron proporcional al aumento del servicio.
– El problema es que hubo un aumento del orden del 400% y que se paró porque los gobernadores insistimos en que se frene. Creo que es injusto cargar las tintas con el componente impositivo. Hay que ser sinceros en este tema y plantear los problemas donde se generaron.
– ¿Cómo ordenamos una Provincia que casi no tiene presupuesto para funcionar y hacer obras?
– Trabajando con mucha seriedad, responsabilidad y honestidad. Exigiendo a los funcionarios en que lo hagan en el mismo sentido, dando la cara, hablando con franqueza y es una tarea de todos los días.
– Con los funcionarios no alcanza, hay mucha más gente en la administración pública…
– Esto se hace con el ejemplo. Si los funcionarios trabajan, en ese mismo orden se genera una sinergia. Hemos tomado medidas como reducciones de horas extras, de control de viáticos, de control de combustible, de control de asistencia y un estricto control de suplencias. No tendrá un fuerte impacto económico, pero sí producen orden, disciplina. Si se predica con el ejemplo se puede lograr un ordenamiento. A eso tendemos.
– ¿Y cómo se logra el equilibrio fiscal?
– Con medidas de austeridad, eliminando el gasto superfluo, improductivo; siendo responsables en las negociaciones salariales y no comprometiendo más fondos de los que se pueden. Ejemplo: el bono de fin de año; No lo abonamos porque no estaba acordado en paritarias y no estamos en condiciones de dar graciosamente aumentos no acordados. Y también se logra equilibrio con una política de ingresos coherentes: resignamos ingresos porque no gravamos a la industria con IIBB, pero porque también, atendiendo a la emergencia, no gravamos al sector primario con el aumento del impuesto inmobiliario este año, y perdimos el 40% de la recaudación que representan $300 millones. Entre campo e industria la provincia resignó $1.000 millones este año. Son las cosas que muchas veces no se valoran y que tienen efecto redistributivo y ayudan a mejorar la competitividad de las empresas. Ahora, la estructura de ingresos también se incrementa con negociación con el Gobierno Nacional. Con los gobernadores logramos que se nos restituya el 15% de coparticipación. Este año fue el 3% y desde enero será el 6%. Cuando terminemos la gestión será el 15%.
– Que en definitiva son recursos propios de Entre Ríos, no es que la Nación nos esté dando algo que no nos pertenece, está devolviendo lo que se ha llevado durante mucho tiempo.
– Esto era así desde 1992. Tuvieron que pasar muchos años para hacer este planteo con fuerza, y en pocos meses pudimos lograrlo…
– Reconozcamos que hubo voluntad política de Nación, porque desde 1992 para acá ni siquiera se podía plantear el tema.
– Por supuesto.
– Usted dice que el Estado no se va a achicar, mientras los sindicatos hablan que falta más gente en la administración pública…
– También hemos tomado medidas para congelar el ingreso de personal. En nuestra gestión prácticamente no hicimos contratos de servicios.
– Sí, pero la mayor parte del personal está metido en Casa de Gobierno y no está en los lugares donde realmente se necesita, como algunos hospitales, centros de salud… es como que lo que ingresa es “a comodidad” y no a trabajar.
– Primero no entró nadie “a comodidad” en mi gestión y quiero dejarlo aclarado. Yo puedo hacerme cargo de la historia de la Provincia pero soy Gobernador desde hace un año.
– ¿Puede haber redistribución de personal dentro del Estado?
– Sí, puede haber… pero también hay derechos adquiridos.
– ¿Quién es el jefe de un empleado estatal?
– El Gobernador no tiene características de patrón. Hay gobernadores que se creyeron que eran patrones de estancia, no es mi característica. A mí me eligieron para administrar la cosa pública, no para que trate a los empleados como esclavos. Yo administro la cosa pública, donde está la administración del personal y en eso hemos trabajado firmemente para que quien tiene una tarea asignada, la cumpla. Ahora, romper estructuras que hace años que están… En un año se ha hecho mucho y en los próximos será más. Una de las medidas que tomamos fue un decreto (febrero o marzo) con el que suspendimos las adscripciones, y máxime las que van al Poder Legislativo, porque muchos legisladores piden determinadas personas que no las hemos otorgado porque nos interesa que el empleado trabaje.
– ¿Cómo hacemos para ampliar la base de ingresos? Con Nación ya lo explicó, ¿Y en la provincia?
– Con una mejor recaudación de ATER que estamos logrando.
– ¿Y la ampliación de la base tributaria?
– Sin cobrar nuevos impuestos, sino haciendo que quienes no pagan ahora lo hagan.
– ¿Cómo hacemos para generar más recursos genuinos, incrementar la producción y generar más riqueza?
– Hablamos de las políticas de acompañamiento. Con políticas para la infraestructura en apoyo a la producción. Estamos trabajando para recuperar los caminos de la producción, para pavimentar más rutas. En la política portuaria…
– ¿Hay avances en el Puerto de Ibicuy?
– Hay avances. Terminamos este año la obra civil y el año que viene llamamos a concurso para el gerenciamiento y la administración del puerto que tiene 300 hectáreas. Concepción del Uruguay está operativo; estamos haciendo un convenio con el puerto de Diamante que es privado…
– ¿Cómo está ese trámite? ¿La Provincia tenía que gestionar unas habilitaciones…?
– Estamos gestionando el dragado, que no es mucho, y tenemos que habilitarlo para que puedan operar barcazas y podamos sacar por ahí la producción sin tener que ir a Rosario. Ahí está la clave, mejorar las condiciones estructurales que permitan más posibilidades de empleo y el desarrollo económico de Entre Ríos. También hay que hacerlo con el incentivo a nuevas empresas para que se radiquen. Nos interesa la política de parques industriales, aunque el Gobierno Nacional no haya tomado una sola medida en este sentido en todo el primer año…
– Precisamente, en septiembre enviaron a la Legislatura provincial un proyecto de Ley de Parques Industriales, pero los legisladores lo dejaron para el año que viene…
– Sí. Nosotros hicimos lo que teníamos que hacer. Cumplimos en enviar el proyecto.
– Los tiempos siguen siendo la gran diferencia…
– Sí. Nosotros trabajamos contra reloj.
– ¿Se van a notar los cambios de todo este ordenamiento el año que viene?
– Creo que ya se está notando. Habría que preguntarle a la gente qué percepción tiene, pero yo lo percibo en cada lugar a donde voy y recorro la Provincia al menos dos días por semana. Ya visité todos los departamentos, las ciudades más importantes, y muchas pequeñas localidades, y en todos esos lugares se percibe el cambio.
– Venimos de dos gobiernos con dirigentes de perfiles muy alto, tanto en la Nación como acá….
– A mí no me interesa el histrionismo ni mostrar una cosa que no soy. Siempre trabajé de la misma forma, con honestidad, seriedad y responsabilidad. Mi forma de gestionar es en equipos y articuladamente, no es una forma caudillista. Lo que pasa es que en esta provincia estuvimos acostumbrados a gobernadores que se erigían en un rol de caudillo. No es mi caso ni me interesa, porque tampoco le ha ido bien a Entre Ríos con ese tipo de gestiones.
– ¿Entienden sus funcionarios que se trata de un cambio en la forma de gestión, que es un trabajo en equipo y que no tienen que esperar órdenes sino generar cosas?
– Lo van a tener que entender…
– Bueno, ya llevan un año…
– Los que no lo entendieron ya se fueron y se fueron varios.
– ¿Tienen iniciativa estos funcionarios?
– Sí, obviamente. Les pido constantemente que tengan iniciativas. Soy una persona que deja trabajar, pero que controlo. Que hay un control de gestión permanente. Cuando no se cumplen los objetivos se realizan los cambios. Entiendo que los cambios no son signos de debilidad. En una estructura caudillista se entiende como debilidad y se transmite de esa manera. En ningún momento hablo de “mí” gestión, hablo de “nuestra” gestión. Es un proyecto colectivo, no individual. En Concordia, donde estuve 8 años como intendente, con esta forma de gestionar no me fue mal, las segundas elecciones las gané con el 70% de los votos. Y siempre me mostré al lado de mis vecinos como un par más. Puedo caminar tranquilamente cualquier calle de Concordia –y ahora de Paraná- sin ningún tipo de custodia. Por ahí alguno se sorprende, pero bueno, soy un vecino más.
– ¿Qué le quita el sueño hoy?
– Poder cumplir mis obligaciones, poder ordenar esta provincia, poder darle viabilidad en términos financieros. No nos merecemos los entrerrianos tener una provincia con éste déficit. Hay otras provincias con muchísimos menos recursos que la nuestra y que tienen equilibrio fiscal. Nosotros somos una provincia rica, con sistemas productivos que pocos tienen, con una gran diversidad de cadenas de valor… no nos merecemos estar así.
– Ahora, Usted me va a responder que “no le corresponde”, pero ¿no cree que es hora de que empiecen a aparecer los responsables de semejante descalabro?
– Eso no me corresponde a mí.
Una producción de OLEINIZAK
X-Más © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados advertis