cerrar

Actualidad

08/11/16

Al presupuesto le falta un anexo que diga que Provincia queremos

El diputado provincial por Cambiemos, Martin Anguiano, analiza en profundidad el proyecto de Presupuesto que envió el Poder Ejecutivo a la Legislatura y marca aspectos fundamentales de la discusión que no aparecen en la letra escrita.
  • Imprimir
  • Enviar
– ¿Cuál es el primer análisis que deja el Proyecto de Presupuesto 2017?
– Hay tres aspectos a considerar. El primero surge si observamos el presupuesto como una foto, donde la Provincia muestra gastos corrientes en una proporción demasiado alta en relación a los ingresos que provienen del Producto Bruto que produce. Además, si la mayor parte de lo que ingresa se gasta en sueldos, no podemos invertir en aquello que permita ayudar a crecer la matriz productiva y que hoy es considerablemente menor que la de nuestros vecinos (Santa Fe y Córdoba). Esto es como cuando en una empresa queremos sumar un galpón más porque lo que producimos no alcanza y toda la plata se va en sueldos. En segundo lugar, y que es más grave, el hecho de que este presupuesto 2017 es una continuación del presupuesto anterior, lo que muestra que es una tendencia que viene de años anteriores y sigue por el mismo camino. Deja de ser una foto para pasar a ser una película. Si a un enfermo se le administra una medicación y sigue teniendo fiebre quiere decir que el tratamiento es muy malo. Lo que vemos con claridad es que la tendencia seguirá siendo la misma y que con este camino seguirán agravándose los problemas por la manera en que están planteados. El tercer aspecto importante es el tema de la deuda. No vemos mal tomar deuda a más largo plazo y tasa más baja, al contrario, porque mejora la situación puntual. Pero también es cierto que hoy estamos usando esa nueva deuda para terminar de pagar un presupuesto que no pudimos cumplir, que es el ejecutable de 2016. Y este es un dato importante. Nosotros no negamos la realidad de la que partimos –y aquí cabe destacarse que el gobierno actual es continuación del que nos trajo a este momento-, de manera que vemos necesario como oposición constructiva colaborar para partir de un buen diagnóstico y facilitar las herramientas necesarias que permitan mejorar hacia el futuro. Si partimos de la base que la Provincia esta complicada en su matriz económica, lo que debemos hacer es ingresar inversiones que expandan la economía y hagan crecer el PBG a “tasas Chinas” y de esta manera cambiar el curso actual para “construir más galpones” que generen riqueza. Este es el gran desafío que tenemos. Ahora bien, Imaginemos que al igual que cualquier empresa que está al borde de una Convocatoria, sale a buscar Capital. Si al inversor le plantea un proyecto de desarrollo donde todos los sectores se embarcan para encontrar una posible solución, donde se presenta un camino que modifica realmente el rumbo, seguramente cambiaría la situación y pasaría a ser un “cliente” plausible de crédito. En cambio, sin un proyecto real que verdaderamente modifique la tendencia en el mediano y largo plazo, y solamente muestre que la plata que pueda conseguir, se va a seguir enterrando y la asistencia que consiga será escasa.
– ¿Por esto la Nación no autoriza el endeudamiento total que pidió Entre Ríos?
– Yo no sé cuántos son los factores que hacen que la Nación restrinja el crédito. Seguramente no es el único motivo, pero sin dudas es uno de ellos.
– ¿No aparecen señales de a dónde quiere ir la Provincia en el Presupuesto?
– Entiendo que no. En lo único que se hace hincapié es en obras de infraestructura que son parte del proyecto de la Nación, y lo conveniente sería que Entre Ríos mencione cuáles son las áreas de desarrollo que quiere priorizar y en el presupuesto no aparecen menciones al respecto.
– Usted habla que el presupuesto es como un reconducido del año y gestión anterior y lo que ha pasado es que cada presupuesto anterior ha sido más un dibujo que un camino por recorrer en el año siguiente. Incluso en este hasta aparecen fondos para el Ministerio de Comunicación y Cultura, que ya no existe…
– Al menos no hay nada nuevo que indique que hay un proyecto de desarrollo detrás.
– Las cuentas públicas están en rojo, ¿Qué haría cambiar la tendencia para incrementar los recursos de Entre Ríos y disminuir el impacto de los gastos corrientes?
– Hay que hacer crecer el Producto Bruto de Entre Ríos. Ver cada sector y sus posibilidades. Por ejemplo, con las materias primas, si se incrementa el volumen de producción de maíz, cuánto me significa e impacta ese crecimiento en la coparticipación de la Nación y cuánto en ingresos por impuestos directos. Cuánto significa que buena parte de esa producción primaria salga de la provincia y no se industrialice acá mismo; cuánto que buena parte de esa producción se exporte y lo hagan por puertos que no son nuestros. Cuánto significaría para Entre Ríos que ese grano saliera con mayor valor agregado y por los ríos y puertos de la Provincia…
– Esa transformación la hace el sector avícola...
– Pero sin salir por nuestros puertos y sin un sistema logístico eficiente que les permita hacerlo de una mejor manera y que les permita mejorar su competitividad. Incluso ese clúster (grupo de empresas relacionadas) todavía tiene mucho por ordenar, por sincronizar. Planificar eso para cada sector es la gran deuda que tenemos. Y si eso ya lo hace la avicultura, ¿qué pasa con la ganadería? No podemos darnos el lujo de no tener un frigorífico de volumen importante y que dejemos que más del 50% de la hacienda que producimos se faene en otras provincias. Hasta aquí hablamos de la transformación de la materia prima, pero hay mucho por hacer en materia de servicios, donde se puede hablar de parques logísticos o complejos portuarios donde podamos hasta ofrecer servicios a toda la región, en definitiva mejorar la competitividad de toda la provincia. Un objetivo de esta magnitud hace crecer la producción, las inversiones y genera más trabajo que podrá nutrirse incluso de la planta de personal que hoy está en el Estado. O incluso puede atraer una migración interna de otras características de las que tenemos en Concordia o Gualeguaychú. Recordemos que Entre Ríos no solo tiene un atraso económico sino también demográfico.
– Lo que Usted plantea es un proyecto a largo plazo, planificación. ¿Hoy el Gobierno de Entre Ríos está invitando a los diferentes actores a opinar y participar, tanto de sectores intermedios como incluso a los sectores políticos propios y de la oposición?
– Sí, creo que se está buscando y se habla del tema. El problema es que cuando no hay una idea directriz las reuniones se transforman en estériles. Como decía Séneca, “Ningún viento será bueno para quien no sabe a qué puerto se encamina”. Como todavía no hay un norte claro y todos vemos y queremos lo mismo, las reuniones terminan en la nada. Falta ese liderazgo que muestre qué vamos a hacer, detrás de qué norte nos vamos a embanderar todos y a partir de ahí todas las piezas comenzarán a encajar. Y ese proyecto debe ser integrador, porque una sola actividad no es suficiente para dar vuelta los números de una provincia. El motor es sin duda la agroindustria, pero deben integrarse los servicios, la infraestructura, la investigación, las nuevas tecnologías –y en eso la gestión anterior comenzó a darles lugar a las universidades que hay que continuar-, o el turismo que es muy importante también. Es pensar en el mediano y largo plazo. Pero en el presupuesto no me dice cuál es el camino que se propone para cambiar esta realidad que está más cercana a una Convocatoria y que los números de la economía solo se sostienen con asistencia de la Nación. Es un presupuesto que le falta ese anexo. Entiendo la foto y la coyuntura, dónde estoy hoy. ¿Cómo lo resuelvo?, consiguiendo dinero para cubrir el bache que me dejaron justificado en una cantidad de gente contratada porque el sector privado no creció para generar más fuentes de trabajo y el Estado pasó a contener socialmente a la gente. Las personas no serán la variable de ajuste, me parece perfecto. Pero me falta el anexo que me diga cómo quiero hacer para que dentro de 10 años el rumbo haya cambiado y la foto no vaya a ser la misma que hoy.
– ¿El Gobierno Provincial tiene la posibilidad de hacer esto independientemente de la economía Nacional?
– Es un enorme desafío que asumen los líderes que quieren cambiar la historia. Me imagino que quien quiere ser gobernador debe tener ese espíritu y vocación. Sí que es difícil, pero no podemos pedir menos a nuestros dirigentes. Es un desafío que se puede lograr. ¿Quiénes lo logran? Aquellos que tienen el objetivo y la capacidad para hacerlo. Primero mostremos el objetivo y después veamos si está la capacidad para llevarlo adelante. Es más, colaboremos para que sea el objetivo de toda la sociedad.
– ¿Hoy la oposición tiene el espíritu de colaborar y arrimar opciones?
– Yo soy oposición. Estoy trabajando con todo el equipo de Cambiemos, tanto en lo provincial como nacional, para sugerir, proponer proyectos e ideas que después el Gobernador debe analizar con su gente y decidir si algo de esto le interesa y le puede ser útil y valioso. En ese sentido estamos trabajando, después si lo va a aceptar no sé.
– Venimos de oposiciones antagónicas y de nulos diálogos por fuera del “modelo” que gobernaba hasta la gestión anterior.
– No se puede seguir con posturas diametralmente opuestas cuando todos buscamos lo mismo. El verdadero problema del país es haber tenido una economía pendular. Quien está al mando no puede contraponerse a lo que hizo el anterior. El Pacto de la Moncloa y otros más, son ejemplo de sociedades que han logrado marcar dos o tres ejes fundamentales de desarrollo, de los cuales se pusieron claramente los límites de uno y otro lado. Dentro de esos límites del camino se podía discutir, pero sin perder el rumbo. Es lo que nos permitirá madurar como sociedad. Debemos lograr no volver a proyectos diametralmente opuestos que teníamos hace 9 meses porque no se escuchaba al otro. Hoy ni el mismo peronismo quiere volver a lo que había 9 meses atrás. Nosotros proponemos este tipo de oposición que exige al otro a dar lo mejor de sí, que “sube la vara” para que de esta competencia que significa la política, salgan beneficiadas las personas que dependen de nuestros mandatos públicos.Con matices, con propuestas y donde no se discuta la bonanza del país.
Una producción de OLEINIZAK
X-Más © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados advertis