cerrar

Actualidad

01/11/16

Presupuesto 2017: Cuando lo que preocupa es lo que no se ve

Por Julio Panceri, especial para revista X-Más
  • Imprimir
  • Enviar
Como todos los años y sin tantas estridencias, el poder Ejecutivo Provincial elevó a la Legislatura el proyecto de presupuesto de la administración entrerriana para el año 2017. El déficit en las cuentas públicas sigue siendo una constante y por lo tanto la necesidad de financiamiento continúa como uno de los temas centrales a solucionar.

Al leer el mensaje de elevación del presupuesto, uno puede inferir que los problemas coyunturales externos (internacionales y nacionales) son la culpa de nuestras penurias económicas en la provincia, debido a que en ningún momento se habla de deficiencias (estructurales) administrativas y políticas propias.

El presupuesto es una herramienta de gestión dentro de un plan económico que sustenta un modelo de crecimiento. Lo que podemos observar es que la falta de un plan económico en Entre Ríos le resta identidad al presupuesto, y esta falta de plan económico junto a la falta de un proyecto productivo se ha convertido en una característica distintiva en los últimos años.

Pero antes de comenzar con un rápido análisis del presupuesto enviado, demos una mirada a cómo termina la administración provincial el 2016. Lo que llama la atención son los casi 10 años de déficit (excepto 2013) reflejados en el Cuadro 1.

En cuanto al ejercicio 2016 la situación es complicada, debido a que el déficit de tesorería va creciendo y la forma de contenerlo es con la famosa colocación de títulos en el exterior, licitación de Letras y la ayuda del Ejecutivo Nacional para frenar las pérdidas de la Caja de Jubilaciones. La estimación del déficit para el ejercicio 2016 que hace el Ejecutivo Provincial, es la que se muestra en el Cuadro 2.

Del detalle del Cuadro 2 podemos ver que lo obtenido de la colocación de títulos en el exterior (U$S 250 millones) se utilizará para cubrir gastos corrientes y que los municipios no participarán de esta primera emisión, como también que el Poder Ejecutivo Nacional prestará auxilio para sofocar el problema de la Caja de Jubilaciones.

Hacia adelante sin mayores cambios
Ahora comencemos a darle una mirada al presupuesto 2017. La primera observación que podemos hacer es que será deficitario. Otro de los temas importantes, es que el núcleo duro en la conformación del gasto está en lo que se denomina “Gastos Corrientes” donde el rubro Gastos en Personal es el más importante, lo que está dejando muy poco margen para la ejecución de obras e inversión. Otro de los aspectos de relevancia a considerar viene del lado de los recursos, debido a que para sostener este nivel de gastos, la Provincia deberá mejorar sus ingresos (se prevé un aumento de recaudación del 28%) y esto con el nivel de actividad que tiene será un tema difícil de concretar. Hoy los recursos tributarios dependen en un 70% de los fondos coparticipables y alrededor de un 30% de lo que se recauda en Entre Ríos.

El gasto en personal presupuestado es de $30.756,5 millones lo que representa el 55.4% de total de los recursos corrientes.

En cuanto a la deuda de la Provincia podemos mencionar que este presupuesto estima un monto para el pago de intereses de $1.694,2 millones y un endeudamiento para refinanciamiento de vencimientos de $ 5.931 millones. La deuda del Estado Provincial al inicio del ejercicio 2017 se estima en $19.272 millones.

Con esta información podemos convenir que el Gobierno de Gustavo Bordet tendrá un 2017 bastante ocupado en conseguir recursos para solventar una administración que no es eficiente y no ofrece una alternativa de expansión a la economía entrerriana vía obras.

Trygve Haavelmo (Premio Nobel de economía 1989) sostenía que “el tamaño del presupuesto público es un elemento determinante de la política económica puesto que, manteniendo constante el resto de las variables, un incremento en un presupuesto equilibrado ejerce una acción expansiva mayor en otros sectores”

El desafío que no aparece
Sin incrementar su nivel de actividad y con un gasto público en constante aumento, el Estado acrecienta su presión sobre el sector productivo de la provincia y no genera recursos suficientes para superar su estado deficitario ni para pagar la deuda (solo refinancia). Si hacemos una comparación de lo que representa el Gasto Público total sobre el Producto Bruto Provincial vemos que su incidencia es del 25%. Y va en aumento.

Ahora comparemos el Gasto Público de Entre Ríos y su participación en el Producto Bruto con la situación de Santa Fe y Córdoba (que son nuestros socios en la Región Centro), y aquí la sorpresa es mayor. Córdoba tiene un Producto Bruto que es el doble que el nuestro, mientras que Santa Fe tiene uno tres veces mayor, y la participación del Gasto Público en el Producto Bruto en estas dos provincias es sensiblemente menor que en la nuestra.

Con los datos que se muestran en el Cuadro 4 y sabiendo que el Producto Bruto de Entre Ríos es (históricamente) el 2,5% del Producto Bruto Nacional, una política económica provincial coherente debería plantear el desafío de aumentar esa participación en 1%, para llegar al 3,5% (lo que representaría un incremento del 40% del Producto Bruto Provincial – neto de inflación). Esto no es un pensamiento cargado de utopía, es realizable con un plan económico serio a mediano plazo y con un cambio en la matriz productiva de Entre Ríos. Pensar en un plan productivo sustentable que contemple energía, logística e integración horizontal de las distintas actividades en la provincia es factible, solo falta el liderazgo.

Como dije al principio de la nota “lo que no vemos, es lo preocupante” y lo que no estamos viendo es precisamente ese plan económico provincial.
Una producción de OLEINIZAK
X-Más © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados advertis