cerrar

Actualidad

20/07/15

Cuando la Democracia es reemplazada por el dedo

Por Roberto Trevesse - “La Constitución es la piedra angular de todas nuestras libertades; guárdala y cuídala; mantén el honor y el orden en tu propia casa, y la República perdurará”.
  • Imprimir
  • Enviar
Hay que decirlo, la UCR se fue deteriorando como fuerza política alternativa cuando en los albores de la democracia comenzó a copiar poco a poco, los vicios verticalistas del peronismo, dejando de lado su historia de horizontalidad en el debate por las ideas, por los proyectos, por los valores esenciales de la civilidad y por la forma de gobernar cuando tuvo su oportunidad.

Quizás Entre Ríos sea uno de los peores ejemplos en cuanto a lo realizado por los dirigentes de la UCR en estos casi 32 años de bendita democracia: caudillismo, amiguismo, acuerdo de cúpulas, marginación de los más capaces, serio deterioro en el padrón de afiliados, autoexilio de decenas de valiosos dirigentes y militantes partidarios. Además, muchos otros llamados radicales cambiaron de partido porque su objetivo es vivir de la política.

Todo este panorama, derivó que los que se quedaron, subsistieran en el tiempo al transformarse en funcionales al Gobierno justicialista de turno. Hubo dos períodos, uno desde diciembre de 1987 hasta diciembre de 1999 en que gobernó el peronismo, todavía la UCR parecía que era una alternativa y así ocurrió. Pero desde diciembre de 2003 hasta nuestros días apareció lo que denominamos el kirchnerismo. En todo este tramo el partido de Alem e Yrigoyen por una causa u otra que sería largo de enumerar, se destruyó así mismo y los resultados están a la vista.

Todos sabemos que desde el regreso del exilio de Juan D. Perón en 1973, el peronismo siempre fue paternalista y populista, pero a la vez dialoguista y componedor.

Nada que ver con el Kirchnerismo que dejó de lado el paternalismo, el diálogo de igual a igual y la posibilidad de acordar con el diferente, sobre todo si éste tiene razón. O se está de un lado o se está del otro.

Todo esto sigue igual hasta nuestros días, a tal punto que es más importante creer en el relato que en la realidad de todos los días, más allá de los aciertos que se deban reconocer.

Lo cierto es que en la revista de X-MÁS nº 18 de fines de febrero de 2014 escribimos en nuestra columna que “El gobernador Sergio Urribarri no tuvo otra alternativa que anunciar su deseo de disputar la candidatura a Presidente de la Nación en las PASO del año que viene. Está claro que la única manera de disciplinar a la tropa militante en este conflictivo año de transición hacia el 2015 -al no poder constitucionalmente ser otra vez reelegido- era tomando esa decisión ya que –caso contrario- podría empezar la dispersión hacia otros vientos, supuestamente, más favorables para aquellos colaboradores que lo vienen acompañando en los últimos seis años”.

También expresamos en la citada edición que “Hace unos días el primer mandatario expresó que todos los precandidatos a reemplazarlo que participen de las PASO tienen su bendición”.

¡Qué pasó cerca de mediados de este año 2015?, que poco a poco de los siete u ocho precandidatos a Gobernador se fueran decantando hasta quedar tres, luego dos y finalmente uno.

Aunque varios lo nieguen, el Gobernador impuso su decisión de una sola fórmula ya que quería a todos sus coroneles y a su tropa de un mismo lado. Y salvo excepciones –por caso Paraná- permitió que haya competencia a nivel municipal para elegir intendente y concejales. Claro que enfatizó a quien bendecía y a quien no, aunque todos sean kirchneristas. Los “rebeldes” si pierden conocerán por un tiempo el ostracismo.

Por nada, estaba dispuesto a perder su poder acumulado en estos casi ocho años, por lo que elaboró una detallada estrategia para ubicar a casi todos en un cargo consuelo, pero dentro del grupo de poder y no yendo al destierro por rebeldía.

Su sueño de participar de las PASO del kirchnerismo como precandidato a Presidente se esfumó, también ser vice de Daniel Scioli a quien denostó públicamente en cuantas ocasiones tuvo y ahora expresó públicamente su alegría de que sea el candidato elegido por Cristina Kirchner.

Al final tuvo que acudir a su plan “C” o sea ser el primer candidato a diputado provincial, elegir a dedo a casi todos sus futuros pares urribarristas y controlar hasta donde pueda desde la presidencia de la Cámara de Diputados.

Para ello unificó a los dos principales candidatos en una fórmula que es ampliamente favorita: Gustavo Bordet-Adan Bahl.

Vale recordar que Jorge Busti, hizo en diciembre de 2007 lo mismo y luego pasó lo que todos sabemos. Solo Juan D. Perón pudo liderar el movimiento, elegir el Presidente de la República y decidir cuando debía renunciar.

Hay varios dirigentes disconformes, pero que callaron y se conformaron a regañadientes con el reparto. Daniel Yrigoyen ex intendente de Gualeguaychú expresó que hubiera preferido por el bien de todos y del oficialismo en particular se realizaran elecciones internas en las PASO. Este es el pensamiento de un importante número de intendentes, ministros, senadores y diputados enrolados hoy en el kirchnerismo.

Si en octubre venidero gana el intendente de Concordia, será el cuarto gobernador consecutivo que viene desde la capital del citrus. ¿Y el peso del peronismo de Paraná dónde está? Nadie niega a Concordia ser el mayor baluarte del peronismo, pero en menor medida también lo son Gualeguaychú y C. del Uruguay.

Y volvemos al principio, el dedo también existe desde hace tiempo en la UCR, Sergio Varisco se autopostuló candidato a intendente y acordó con el PRO, prácticamente antes de que la Convención Nacional Radical de Gualeguaychú aprobara un frente con Mauricio Macri. Mientras tanto, Atilio Benedetti, quien quería ser nuevamente candidato a Gobernador acompañado de Adrián Fuertes (partido Renovador) y disputar las PASO frente a la fórmula Alfredo D´Angeli-Lucio Godoy, se bajó cuando se enteró que no lo dejaban pegar boleta con la de Sergio Massa a Presidente. El último en bajarse fue el diputado nacional Fabián Rogel por motivos similares.

Todos ellos no participaron de una interna partidaria, ni siquiera de asambleas de delegados departamentales de cada partido para proponer candidatos. Estamos frente a una realidad, los partidos políticos solo funcionan pocos meses cada dos años en que se llevan adelante elecciones generales o de medio término. Después de ello son meros sellos dedicados a tareas formales, ni siquiera hoy tienen escuela de dirigentes políticos ni presentan proyectos a través de sus concejales, diputados y senadores.

Está claro que quien escribe esta nota es un férreo defensor de la renovación permanente de la dirigencia política para que nadie de ningún color partidario se enquiste en el poder y lo conduzca como si el Estado fuera propio. Por eso decíamos en la citada edición nº 18 que “Por el bien de la Provincia, la UCR debe formar y liderar un frente político con el partido socialista, el GEN, la Coalición Cívica e independientes, para tener aspiraciones en serio. Entre Ríos necesita una fuerza política vigorosa que se ofrezca como una alternativa seria”.

Y luego agregamos que “Hasta el día de hoy no se han hecho cargo de no tener un solo senador provincial en el recinto, las 17 bancas son del oficialismo. Un hecho de esta naturaleza no le hace nada bien a la vida republicana de gobierno ni de un partido político más que centenario que no ha estado a la altura de las consecuencias”.

Por otro lado, lo que cayó mal fueron las declaraciones del interventor del PRO en Entre Ríos, Rogelio Frigerio, quien tiene domicilio en esta Provincia, pero reside en Buenos Aires. Entre otros conceptos sostuvo que “El candidato a gobernador del radicalismo se baja justo un día después de una foto de nuestro candidato con prácticamente el 90 por ciento de los intendentes radicales que apoyaban nuestra fórmula...”.
Debo decir que estos jefes comunales son pocos y sin ninguna influencia en el contexto político fuera de sus jurisdicciones, siendo las ciudades más importantes, Federación, Federal y Villa Elisa.

En declaraciones al programa En el dos mil también (FM Litoral), Frigerio afirmó que fue “muy generoso”, debido a que pudo haber sido diputado nacional y lo descartó para facilitar un acuerdo. “Hubo falta de generosidad y grandeza, pero no desde nuestra parte, y tampoco de Benedetti, que también al igual que yo decidió resignar todas las candidaturas…”.

Lejos de las duras críticas que tras el cierre de listas recibió de los afiliados y dirigentes de la UCR, Frigerio dijo que en 2013 “hemos ganado sin ayuda el senador nacional, contra todo el aparato del radicalismo”. Y opinó que “los dirigentes del radicalismo tendrían que tener más fe en sí mismos, no necesitar de la ayuda de otros partidos”.

La ciudadanía involucrada en la política, consideró un acto de soberbia estas afirmaciones, teniendo en cuenta que el PRO, un partido relativamente joven que no gobierna ni gobernó ninguna provincia Argentina, que en Entre Ríos no tiene concejales ni intendentes, ni diputados, ni senadores provinciales, se precie de ser más importante que la rica historia que tiene en esta provincia la UCR a lo largo de 124 años; cuando solo puede mostrar desde 2013 un senador nacional, Alfredo D´Angeli, quien ingresó por la minoría, con –también- el apoyo del peronismo disidente de Jorge Busti, aunque lo nieguen, y –además- por los errores estructurales de la UCR que se encierra en sí mismo y cuando acuerda un frente –como el actual o anteriores comicios- negocia mal porque se siente débil. Por todo lo expresado nuestro título es demostrativo de la realidad que transitamos: “Cuando la Democracia es reemplazada por el dedo”, mientras el electorado transita por un camino incierto.

No debemos olvidar y dejar de respetar que si nuestra Constitución funciona y nuestra República es un gobierno de leyes, no de hombres, entonces podemos decir que aquí, el pueblo gobierna.

Hace poco escribí esta frase: “El que provoca la ignorancia de su pueblo, es un enfermo de poder y dominación” Ojalá me equivoque.
Una producción de OLEINIZAK
X-Más © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados advertis