cerrar

Actualidad

24/07/14

La soja sigue batiendo récords en Entre Ríos

Sin una política que oriente la siembra hacia otros granos más rentables, los productores siguen prefiriendo a la oleaginosa que ya ocupa más de la mitad de las hectáreas sembradas.
  • Imprimir
  • Enviar
Entre Ríos acaba de finalizar una campaña en la cual se ocuparon 1.818.070 hectáreas (+2,80%) y se totalizaron 2.102.370 hectáreas sembradas (+8,50%) para obtener una producción total de granos que alcanzó a las 6.629.640 toneladas (+14,80%).

Los granos finos
La campaña de invierno en Entre Ríos sigue sin recuperar el ímpetu que tenía en décadas pasadas. Los productores probaron en años anteriores con diferentes cultivos a los tradicionales sin lograr resultados que los convencieran para repetirlos en la campaña que acaba de terminar. Ni siquiera la colza tuvo la relevancia de años anteriores.

El trigo volvió a presentarse como la principal alternativa y quedó demostrado en el crecimiento del 65,5% en las hectáreas sembradas. La cifra ascendió a las 270.900 hectáreas sembradas, un poco más acorde con lo que ha sido el promedio de los últimos 14 años. Las lluvias fueron casi las normales y los rendimientos se comportaron de la misma manera. Sin mucha posibilidad económica y financiera de aplicar paquetes de tecnología que puedan incrementar considerablemente la producción, el rinde promedio se ubicó en los 2.748 kg. por hectárea y arrojó una producción total de 740.360 toneladas. Si la comparamos con la campaña anterior, el crecimiento en producción fue del 147,7% pero se ubicaría dentro de los promedios de los últimos cinco años.

Por su parte el lino, histórico cultivo entrerriano, se recuperó un 68% en relación al año anterior y alcanzó las 13.400 hectáreas sembradas. De igual manera sigue sin despertar mayor interés y los departamentos donde más se sembró fueron La Paz, Nogoyá y Villaguay que juntos suman el 63% del área sembrada.

El rendimiento promedio provincial se ubicó 241 kg. por encima de lo registrado el año pasado, posicionándose en 1.119 kg/ha implicando un alza del 27,4%. La producción total mantuvo la tendencia alcista de los factores antes mencionados, lo cual posibilitó alcanzar la cifra de 14.906 toneladas.

Girasol, maíz y sorgo
El girasol se resiste a desaparecer de los campos entrerrianos pero quedan solamente 2.770 hectáreas que se destinaron a este cultivo de verano, casi lo mismo que el año anterior. Las palomas siguieron haciendo estragos y el rendimiento por hectárea se ubicó en los 1.152 kg., lo que dio una producción total de 3.123 toneladas para toda la provincia de Entre Ríos.

El maíz fue uno de los cultivos que presentó buenas noticias al comienzo de campaña. Acentuó la recuperación que venía produciendo en los últimos 5 años después de haber llegado a un piso de 139.477 hectáreas en el año 2009 y logró en la presente campaña la mejor siembra de los últimos 15 años totalizando 264.100 hectáreas sembradas.

El buen desarrollo de la campaña se empañó y deterioró los resultados con la extraordinaria ola de calor que vivimos en diciembre y que afectó al cultivo. Las esperanzas en lograr rendimientos importantes en el maíz de primera quedaron desvanecidas y el rendimiento de esos maíces no superó los 4.500 kg. de promedio.

Las lluvias de mayo y la humedad de junio han retrasado notoriamente la cosecha del maíz de segunda y los números finales que presentamos en este informe son estimativos para este cultivo (lo mismo para el sorgo), ya que el Sistema de Información de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos todavía no ha elaborado el informe final. Hasta el cierre del presente artículo, se estimaba que el rendimiento del maíz de segunda podía ubicarse en torno a los 6.000 Kg/Ha, lo que estaría dando un promedio para la provincia de unos 4.800 Kg.

En lo que respecta al sorgo, cuya trilla tampoco ha terminado al momento de este informe, el área cultivada se ubicó en 120.000 ha, experimentando una leve caída del 3,2%. Si bien a mediados del mes de octubre, habiéndose iniciado las tareas de implantación del cereal, se perfilaba una débil intención de siembra con una caída del 30% aproximadamente, con el paso de los días la realidad fue sumando hectáreas, en gran parte impulsada por la necesidad de alimento para el ganado, incrementándose los pedidos por el tipo de sorgo forrajero. De acuerdo a las primeras proyecciones, el rendimiento del sorgo se ubicaría en los mismos niveles de la campaña anterior, promediando unos 4.500 kg por hectárea.

El arroz en su máximo rendimiento
El alto costo de los insumos para la producción de arroz, principalmente el combustible para su riego, siguen frenando la intención de siembra del cultivo y por tercer año consecutivo se mantuvo en los mismos niveles. El área sembrada fue de 68.000 ha, solo 400 hectáreas menos que el año anterior, pero lejos de las 99.600 a las cuales se había llegado en la campaña 2010/2011.

Con un clima que en su mayor parte acompañó para un buen desarrollo del cultivo, pero que también demandó mayores gastos de riego, el arroz arrojó el segundo mejor registro histórico de rendimiento, alcanzando los 7.441 kilos por hectárea, apenas 231 kilos por debajo de la mejor marca registrada en la campaña 2005/2006. La cifra por hectárea mejoró en un 9,4% los rindes del año anterior y aportaron un total de 506.010 toneladas producidas en la provincia de Entre Ríos.

El récord de la soja
La superficie sembrada con la oleaginosa se ubicó en 1.363.200 ha, detectándose un crecimiento del 2,5% y representó la mayor superficie de la historia sembrada en la provincia de Entre Ríos. La soja ocupó el 52% del área cultivada provincial, seguida por el maíz con el 20% de los campos, el trigo con el 12%, mientras que el 8% ocuparon tanto el arroz como el sorgo.

Los principales departamentos que dedicaron tierras a la soja fueron Gualeguaychú (177.400 Has.), Uruguay (165.600 Has.), Paraná (143.400 Has) y Nogoyá (135.300 Has.), mientras que donde menos se sembró fueron los departamentos Federación (12.700 Has.) y Feliciano (16.600 Has.)

El rendimiento promedio provincial se ubicó en 2.463 kg/ha, detectándose una variación positiva del 7,4% si se la compara con lo registrado el año pasado. La mayor cantidad de hectáreas destinadas a la oleaginosa, el buen nivel de rendimiento logrado y el hecho de que no hubo mayores inconvenientes en la trilla arrojó como resultado una producción de 3.355.000 toneladas generándose un crecimiento del 10,2% interanual.

Sin embargo, a pesar de que la superficie destinada fue récord, la producción no lo fue. El rendimiento estuvo por debajo de los 2.716 kilos que se habían logrado como máximo histórico en la campaña 2009/2010, año en el cual también se consiguió la mayor producción histórica con 200.000 toneladas más que el presente año.
Una producción de OLEINIZAK
X-Más © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados advertis