cerrar

Actualidad

12/05/14

Cae la recaudación a pesar del fuerte incremento de los números

Mientras unos pueden ver la mejor recaudación del país, otros creen que a pesar de ser récord la ATER perdió contribuyentes por el fuerte impacto del impuestazo.
  • Imprimir
  • Enviar
Los números pueden ser elocuentes y al mismo tiempo mentirosos. Dependiendo de la óptica con la cual se los mire y las valoraciones que se tomen, tienen diferentes lecturas.

Lo cierto son las cifras frías, y las cifras dicen quela ATER recaudó en el mes de marzo $484,5 millones por todo concepto, lo que significa un incremento del 78,6% en relación al mismo mes del año 2013. Con esta recaudación la Administradora Tributaria de Entre Ríos cierra el primer trimestre del año con $1.290,1 millones contra los $801,7 millones del mismo período del año anterior; el incremento interanual de los primeros tres meses trepa al 60,9%.

En el desglose de la recaudación total del primer trimestre de 2014 el Impuesto a los Ingresos Brutos creció un 68.8%. En términos absolutos este guarismo llega a los $719,8 millones representando el 56% de la estructura total de ingresos.

El Impuesto Inmobiliario alcanzó la cifra de $226,9 millones con una suba interanual del 43,7% y su peso relativo dentro de los recursos estatales propios reflejó el segundo lugar con el 18%.

Por su parte, el Impuesto Automotor fue el tributo provincial de mayor aumento interanual para los primeros tres meses del año superando 71.1% y participa en el 12% del total.

La ley 4035arrojó un incremento del 58.1% y el Impuesto a los Sellos, que participa al igual que la Ley 4035 en el total provincial con el 6%, tuvo un incremento del 46% interanual.

La interpretación de los números
Cualquiera que lea estos números así presentados debería estar conforme ya que ningún organismo nacional o provincial del país llega a estos porcentuales.

Sin embargo, esa alegría podría transformarse en preocupación si se analiza más profundamente el contexto de las subas que se están produciendo.

Hay que tener en cuenta que el crecimiento de la recaudación de ATER viene sosteniendo en los últimos dos años un promedio cercano al 40% en cada comparación interanual, con niveles de inflación que estaban más cerca del 20 que del 30% como sucede en 2014. En ese análisis no hay que olvidar que los impuestos se mantenían estables y solamente se había sumado en los últimos años la recaudación por el nuevo impuesto a la Transferencia Gratuita de Bienes y un tiempo antes los cambios en el Impuesto Inmobiliario Rural.

Como lo explicó el Director Ejecutivo Marcelo Casaretto en la edición anterior de la revista X-Más, la buena performance recaudadora de ATER se explicaba por la mejor fiscalización de los tributos, el cruce de información con AFIP y el recupero de cartera morosa.

Entonces, ¿Por qué si la recaudación promediaba el 40% en los años anteriores, y en el primer trimestre de 2014 trepa hasta el 60%, todavía se puede pensar que debería ser más?

La respuesta es simple: el efecto del impuestazo podía hasta duplicar la recaudación, máxime si recordamos que Casaretto manifestó en la misma nota del número anterior que “la recaudación va a aumentar y el porcentaje de pago también, porque la situación es mejor”.

Impuesto por impuesto
La recaudación por el impuesto a los Ingresos Brutos representó en 2013 el 53% del total y en este primer trimestre creció solo 3 puntos, llegando a un peso relativo del 56% del total de los ingresos provinciales. En 2013 y frente a 2012, la recaudación por este concepto creció un 46,1%.

Si tenemos en cuenta que con el impuestazo de diciembre se incorporó a la base tributaria en esta categoría a todas las industrias que estaban exentas, se incrementó en un punto como mínimo en la mayoría de las categorías (33% de suba), se eliminaron muchas de las exenciones vigentes y todo esto se produjo en el mayor pico de inflación que anualizada supera el 35%, es inentendible que la recaudación por Ingresos Brutos solo haya crecido interanualmente un 44,1%. El número es inferior al crecimiento interanual de 2013.

¿Qué pasó? Hay muchas hipótesis posibles. La principal y más evidente es que hubo una mayor omisión en el pago del impuesto durante los primeros tres meses. Otra previsible tiene que ver con un incremento de la informalidad ante una presión impositiva asfixiante. La desaceleración económica también puede haber influido. Como contrapartida hay que decir también que el impacto del impuestazo para ingresos brutos solamente recaudó dos de los tres meses analizados, ya que la recaudación de enero todavía lo hizo sobre las condiciones previas a la Ley 10270.

El Impuesto a los Automotores fue el que mayor crecimiento en el peso relativo tuvo, pasando de un 8% del total en 2013 a un 12% en el primer trimestre. Motivos sobraron.

Este tributo venía de crecer de 2012 a 2013 solo un 30% en su recaudación anual, de $227,9 millones a $296,4 millones, muy por debajo de la performance general de la ATER que estuvo cercana al 39%. Sin embargo, en el primer trimestre de 2014 el crecimiento interanual fue del 71,1%. Para darle mayor importancia a este dato debemos recordar que en el año anterior, en el mismo primer trimestre de 2013 frente al de 2012, el crecimiento solo llegaba al 24,6%. Las causas se explican no solo en el impuestazo entrerriano de diciembre, sino que hay que agregar también el terrible incremento que sufrieron los vehículos por la devaluación y el impacto indirecto del impuesto aplicado a nivel nacional a los autos de alta gama. Sería importante saber si la cantidad de vehículos que abonaron el primer vencimiento e la patente es la misma o mayor a la del año anterior. Con ese dato sabríamos si, como puede haber sucedido con el resto de los impuestos, en realidad y a pesar de las cifras, no hubo menos gente que tuvo que dejar sin cumplir con sus obligaciones tributarias.

El Impuesto Inmobiliario tiene una gran particularidad que es menester destacar antes de continuar: recién en el mes de abril venció el primer anticipo del Inmobiliario Rural y esa recaudación no se refleja a marzo. Esa es la primera explicación importante al descenso en la participación total de la recaudación del 25% (2013) al 18% (1º trimestre 2014).

Las cifras de ATER muestran un incremento interanual del 43,7% en los primeros tres meses de 2014 ($226,9 millones), inferior al 55% que se había conseguido en 2013 ($157,9 millones) frente a 2012 ($101,9 millones). Es indudable que el cumplimiento de los contribuyentes frente a este impuesto es inferior a años anteriores y quedaron varias partidas pendientes de pago.

En tanto la recaudación por la Ley 4035, que grava con una contribución y aporte a la seguridad social provincial por cada trabajador en relación de dependencia, arrojó un incremento del 58.1% en los primeros tres meses del año ($77,8 millones). Es menester resaltar que el impuestazo de diciembre incremento la alícuota el 100%.

Por último, el Impuesto a los Sellos que participa al igual que la Ley 4035, con el 6% del total de recursos tributarios provinciales, tuvo un aumento relativo en el período bajo análisis del 46%.

Conclusiones previsibles
Del análisis pormenorizado de los datos que publica la ATER se desprende que el espectacular incremento de la recaudación en Entre Ríos está muy por debajo de la performance que venía trayendo la Administradora, tanto para los tributos proformas como para los declarativos, si tenemos en cuenta el impuestazo de diciembre y los crecientes niveles de inflación dados en el primer trimestre de 2014. El dato faltante sobre la cantidad de partidas abonadas en cada impuesto es fundamental para saber cuánto es la caída real, o si se quiere verlo de otra manera, cuánto más se podría recaudar.

Lo cierto es que la Ley 10270, sancionada en una media noche de diciembre pasado en la provincia, fue como se lo suponía desde el primer día un impuestazo. Y como tal,produjo el efecto previsible: mayor informalidad y menor cumplimiento de los deberes tributarios. Lo que deja que, en vez de ampliar la base tributaria para que sean más los que paguen y se pueda descomprimir la presión, la carga impositiva siga subiendo sobre quienes vienen pagando y soportando el peso de un Estado que no deja de crecer y, como si fuera poco, gasta mal.
Una producción de OLEINIZAK
X-Más © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados advertis