cerrar

Actualidad

26/12/13

Cada vez cuesta más sacar un año adelante

Como todos los fines de año, X-Más se transforma en Anuario y consultamos a los protagonistas de la economía entrerriana por sus balances y perspectivas. Inflación, suba de costos fijos y presión impositiva insumos fueron reclamos comunes.
  • Imprimir
  • Enviar
Ya es costumbre aclararlo en las primeras líneas y ésta vez tampoco será la excepción. Esto no es una encuesta científica. Es solamente un sondeo de opinión entre empresarios que actúan en diferentes puntos de la geografía entrerriana, pertenecen a casi todas las actividades productivas y de servicios que se llevan adelante en la región y representan desde los comercios unipersonales de servicios hasta las empresas industriales más grandes. Así de amplio es el espectro. Así de interesantes son los resultados.

Segunda aclaración y también pertinente este año: las consultas fueron realizadas en un 90% de los casos entre fines de noviembre y principio de diciembre, previas a los reclamos policiales que derivaron en saqueos comenzando en Córdoba, siguiendo a la semana en Concordia y extendiéndose por casi todo el país. Vale decirlo porque son pocos los empresarios que hacen referencia al tema.

Difícil, complicado…
La pregunta con la que comenzamos los sondeos no parece compleja: “¿Qué balance hace del año en su empresa: muy bueno, bueno, regular o malo?” Este año parece que sí lo fue. Antes de poner cualquier calificación había una exhalación, luego una inhalación y por último una de estas dos palabras: “difícil” o “complicado”. A partir de ahí hubo que hurgar con repreguntas para llegar a la tan ansiada calificación: el 87% de los consultados lo aprobó.

La inflación, el retraso cambiario, las dificultades para conseguir insumos básicos para no parar la producción, pérdida de competitividad en mercados externos que hicieron caer las exportaciones, dificultades crecientes para afrontar los pagos impositivos que ya son récord en la presión que ejercen en las economías privadas, freno de inversiones por no poder ingresar equipos al país, falta de compromiso y productividad en segmentos particulares de trabajadores y la lista puede continuar durante varias líneas más. La queja estuvo a la orden del día. Y no son excusas. Son realidades que se han tenido que sortear, que nos hemos acostumbrado a tener que sortear, para lograr mantener los niveles de trabajo en cada empresa y hasta tratar de moverla para adelante aunque sea unos centímetros.

Mucho esfuerzo, muchas energías, demasiado desgaste para afrontar la cotidianeidad de un negocio. Más adelante en la revista, el presidente de la UIER, Antonio Caramagna lo manifiesta muy claramente: “fue un año del día a día y se cayó cualquier planificación de mediano y largo plazo”.
CONTINÚA EN LA EDICIÓN 17 DE "X-MÁS"
Una producción de OLEINIZAK
X-Más © Copyright 2018 - Todos los derechos reservados advertis