cerrar

Actualidad

10/09/12

Entre Ríos al límite de su capacidad de endeudamiento

El Contador Fernando Lenardón analiza para la revista X-Más cuál es el estdo de las cuentas públicas y la capacidad del Gobierno de Entre Ríos para seguir generando endeudamiento.
  • Imprimir
  • Enviar
Ante la publicitada incursión del Gobierno de la Provincia de Entre Ríos en el mercado financiero en procura de fondos “frescos” y de cortísimo plazo para atender deudas, resulta interesante analizar si de verdad este éxito en el mercado financiero constituye por sí mismo una “buena noticia”.

Según explica Villegas (2005), “crédito público es la aptitud política, económica, jurídica y moral de un Estado para obtener dinero o bienes en préstamo.” El término crédito proviene de creer y, en el caso de la Argentina, esa raíz tiene más razón de ser, máxime luego de la experiencia del default de inicios de siglo, traspié luego del cual le ha costado mucho a nuestro país reinsertarse en los mercados financieros internacionales.
La realidad de que el Estado se encuentre capacitado para disponer de la utilización de fondos provenientes del crédito público, no significa que no se encuentre limitado, tanto desde lo jurídico-formal como también desde la faz económica.
El endeudamiento público no puede juzgarse ni bueno ni malo sino por el objetivo que se le da a los fondos obtenidos y por los efectos que provoca, puesto que se ha definido que toda recaudación destinada a las arcas oficiales implica un desahorro o una desinversión para el sector privado.
Tampoco puede considerarse como positivo el solo hecho de que, puesto a obtener crédito, se haya obtenido una fuerte oferta de dinero. Es cierto que la primera lectura indicaría que el gobierno en cuestión es creíble para el mercado, pero el análisis debe profundizarse para llegar al verdadero diagnóstico de la situación oficial en la Provincia; para lo cual se torna necesario visualizar la operación de las letras colocadas en el contexto socio–económico en que el hecho se produce.

Endeudamiento Sostenible
La Ley de Responsabilidad Fiscal fija una restricción concreta: las provincias deben tomar las medidas necesarias para que su endeudamiento sea tal que en cada ejercicio fiscal los servicios de la deuda (amortización de capital más intereses) no superen el 15% de los recursos corrientes ajustados según la ley, la que penaliza a las jurisdicciones que superen dicho límite mediante la prohibición a acceder a nuevos endeudamientos.
Sin perjuicio de ello, la Provincia de Entre Ríos ya contaba con un límite al endeudamiento dispuesto en el artículo 81 inc. 26 de la Constitución Provincial sancionada en el año 1933 (actual art. 122, inc. 25 de la Constitución de 2008). Allí se establece que en ningún caso la totalidad de los servicios de los empréstitos comprometerán más de la cuarta parte de las rentas de la Provincia.
Esto tiene un objetivo claro: evitar que a través de un excesivo endeudamiento se generen tantas obligaciones de pago en un período dado, cuyo nivel comprometa el funcionamiento de la Administración, lo que llevaría a reducir aún más las prestaciones de servicios públicos o, en contrario, a la necesidad de elevar los tributos para generar mayores recursos.

La Colocación de las Letras de Tesoro
Por Decreto Nº 1851 del Ministerio de Economía, se estableció la emisión de letras del Tesoro de la Provincia de Entre Ríos, con vencimiento hasta el 31 de diciembre de 2012, denominando a los títulos como “Letras ER vto. 2012”, por un valor nominal en circulación de hasta trescientos setenta millones de pesos ($370.000.000) o su equivalente en otras monedas.
En tanto, según el Decreto Nº 1559, el Nuevo Banco de Entre Ríos SA y el Banco de Valores SA salieron adjudicados en la licitación a la que llamó el Gobierno provincial para “prestar servicios de estructuración y colocación de títulos públicos de corto, mediano o largo plazo”.
El Ministerio de Economía autorizó, mediante la Res. Nº 181/2012, la emisión de la Serie I de las “Letras ER vto. 2012”, hasta alcanzar un máximo de doscientos millones de pesos ($200.000.000). La normativa (que tiene fecha del 26 de junio) indica además que “las condiciones financieras de plazo e intereses de la ampliación no podrán superar los previstos para la clase C”.

La operatoria
El 17 de julio Entre Ríos adjudicó letras del Tesoro Provincial por $ 129,7 millones tras recibir ofertas por $ 147,3 millones, que superaron largamente los $ 50 millones propuestos, de acuerdo con lo que informó el gobierno provincial. Desde esta perspectiva, son ciertas las declaraciones del Ministro de Economía, Diego Valiero, que “la operatoria debe ser considerada un éxito por cuanto las ofertas superaron las expectativas y la provincia consiguió una suma importante de financiamiento”, para luego destacar "la confianza que ha logrado el gobierno ante los inversores”. El funcionario reveló que se recibieron ofertas por $ 43.363.000 a 43 días, con una tasa de 15,2%; por $ 44.960.000 a 75 días, con una tasa de 15,75%, y por $ 41.375.000 a 103 días, con una tasa de 16,10%.

El mismo Ministro se encargó de aclarar que “al ser Letras del Tesoro, son de corto plazo, y es un adelanto financiero que el tesoro lo utilizará como una liquidez más. Nosotros vamos a trabajar durante todo este ejercicio con este instrumento con el objetivo de que nos conozcan en el mercado de capitales para luego insertarnos con un título a más largo plazo y, eventualmente, otro tipo de título con posterioridad a los efectos de poder financiar emprendimientos necesarios hoy y a futuro”.
De lo manifestado, surge entonces que ésta sería la primera de una serie de colocaciones hasta llegar a los $ 370 millones autorizados por la legislatura provincial. El otro dato a considerar muy especialmente es que el plazo para el pago será entre 45 días para las Letras de clase A hasta los 103 días para las de clase “C”.
Entrado en agosto y alentado por el éxito de la primera ronda, el Gobierno provincial dispuso, mediante la Res. Nº 211 del Ministerio de Economía, la emisión de dos nuevas series de títulos públicos. De la Serie II el valor nominal es de $ 50 millones, ampliable a $ 110 millones; la fecha de licitación es el 29 de agosto de 2012 y la emisión e integración se producirá el 30 de agosto: Y sobre la Serie III se puntualizan las mismas características con fecha de licitación para el 27 de septiembre y el 1º de octubre se concretará la emisión e integración.

Autodiagnóstico
Efectivamente y como lo señala el Ministro de Economía, la colocación puede considerarse un éxito desde la aceptación e interés que despertó en los inversores, máxime si se tiene en cuenta que quienes adquirieron las letras no resultan grandes empresas sino más bien ahorristas, incluyendo allí a colegios profesionales, entre otros. No obstante, este aspecto solo refleja la faz instrumental.
Lo que realmente debe desmenuzarse es lo que queda implícito detrás de la operación bursátil y es la situación de las finanzas entrerrianas.
Al respecto, se decía en el momento de la promoción previa a la emisión, que la Provincia buscaba adquirir liquidez frente a los problemas financieros que viene afrontando desde principios de año, y que ya se manifestaron concretamente en el pago desdoblado de los sueldos de abril y la extensión del cronograma de abono de salarios que, en el caso del aguinaldo llegó al 23 de julio.
También se registraba (y aún continúa en algún grado) un atraso considerable en las cancelaciones a las empresas proveedoras en general y con las que ejecutan obra pública en particular, y el consecuente freno de la actividad.
A ello debe sumarse la discusión salarial con AGMER, el mayor gremio docente de la provincia. Si ello termina en un aumento, es muy probable que el Gobierno deba dar respuesta a los demás gremios estatales que exigirán lo mismo. Como concluía el mismo Ministro de Economía al día siguiente de la colocación de la Serie I: “no hay excedentes para modificar lo que hoy tiene de costos instalado el Estado”, agregando que los $129 millones son para regularizar parte de los compromisos que tienen atrasos.

Nuestro diagnóstico
Verifiquemos, entonces, si este endeudamiento cumple con los topes legales que se han mencionado hasta aquí, agregando que la norma que autoriza este endeudamiento establece un límite de circulación que no podrá ser superior “al equivalente del 5% de la totalidad de los recursos tributarios de origen nacional y provincial previstos o estimados para el ejercicio fiscal o hasta el monto especial que fije anualmente la ley de Presupuesto provincial”.
De acuerdo con lo que indica la Dirección de Presupuesto de la Provincia, el total de Recursos Tributarios previsto para el Ejercicio 2012 alcanzaba a los $ 10.109.864.000. Entonces, los $ 370 millones autorizados implican el 3,66%; por lo que este primer requisito se estaría cumpliendo.
Vayamos al segundo ítem que cotejaremos, cual es la demarcación de la Constitución Provincial, que fija un tope del 25% de las rentas provinciales anuales comprometidas por los servicios de la deuda. Aquí, si se tiene en cuenta que, de acuerdo con la misma página utilizada recién, los Recursos totales del Presupuesto 2012 alcanzan a $ 16.994.570.000 y que, de acuerdo con la misma fuente los servicios de la deuda rondarían los $ 1.228.515.000 ($ 988.359.000 de amortización de capital más $ 240.156.000 de intereses de la deuda a cancelar durante el año), esto arroja un porcentual de 13,83%, muy por debajo del límite que, resulta menester decirlo, es laxo si se lo compara con la normativa nacional.
En efecto, más estricto es el criterio fijado por la Ley de Responsabilidad Fiscal, que fija para cada ejercicio fiscal una barrera del 15% de los recursos corrientes a ser absorbidos por los servicios de la deuda. Aquí la relación entre los $ 1.228.515.000 y los $ 10.109.864.000 ya identificados, arroja un compromiso muy cercano al tope máximo, por cuanto el porcentaje alcanza un 12,15%.
Y aquí es en donde se torna importante incluir el análisis de las letras de Tesorería emitidas. Al respecto, debe considerarse que la Serie I tendrá vencimiento total dentro del ejercicio presupuestario 2012 y que generará intereses superiores a los $4 millones, de tal forma que aquí el porcentaje llega al 13,50% aproximadamente.
Si, estimativamente, se adicionan los $50 millones por cada una de las series que se emitirán y se agrega un interés equivalente al mínimo pagado en la Serie I, el monto total erogable por servicios de la deuda para el año en curso quedará muy cerca del límite autorizado; lo que desde luego condicionará la búsqueda de cualquier otra fuente de financiamiento.
Si, para ampliar el estudio, se mira el stock de deuda oficial, es posible apreciar que la misma alcanza a casi $ 1.600 millones, de acuerdo con el detalle del Cuadro 1.

Cuadro 1. Stock de deuda Provincia de Entre Ríos
• Gobierno Nacional, entidades financieras u otros $ 767.130.000
• Obtención de préstamos de organismos internacionales $ 615.446.000
• Obtención de otros préstamos $ 212.802.000
Endeudamiento público e incremento de otros pasivos $ 1.595.378.000

De nuevo, si se agregan los $ 370.000.000 que se procuran emitir, el total alcanzará un poco menos de $ 2.000 millones. Es decir que, sin pretender dibujar nubarrones negros sobre la situación financiera de la Provincia de Entre Ríos, es dable concluir que el endeudamiento está muy cerca de los límites máximos autorizados por la legislación aplicable al respecto.
Con todo, la gran pregunta que queda flotando, en este contexto económico con complicaciones financieras tanto nacionales como provinciales y con la escasez de recursos que se ha dado en este período y que se avizora continuará en el corto y mediano plazo, radica en saber si la política de endeudamiento será realmente sustentable.

A modo de conclusión
Es destacable la buena recepción que ha tenido la colocación de Letras de Tesorería en el mercado; pero debe señalarse que esto, por sí solo, no implica que las finanzas entrerrianas sean más o menos confiables, puesto que para llegar a tal conclusión resulta preciso analizar otros elementos de la política financiera.
Un segundo colofón, desde la perspectiva de los límites legales, indica que la Provincia de Entre Ríos no se ha excedido, pero sus compromisos estimados para el año 2012 se acercan a los máximos autorizados.
En tercer lugar, el stock de la deuda (sumando la estimación incluida en el Presupuesto 2012 con el total autorizado para las Letras de Tesorería) alcanza a los $2.000 millones, cifra que ronda el 20% de los recursos tributarios y 12% del total de las rentas.
En cuarto lugar y desde la óptica económica del destino pensado para los fondos, la cancelación de deudas con proveedores, marca claramente que se está ante soluciones parciales, que intentan tender un puente esperando futuros ingresos de recursos genuinos.
Y, por último, parafraseando al General Perón: “como la única verdad es la realidad”, las dificultades para hacer frente a las obligaciones presentes, reconocidas por las propias autoridades provinciales, deben ser consideradas como una luz amarilla en el semáforo de las finanzas públicas entrerrianas de la gestión iniciada en el año 2011.

• Contador, con Posgrado en Especialización Tributaria. Profesor universitario
Una producción de OLEINIZAK
X-Más © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados advertis